Quien hace mis pies como de ciervas, Y me hace estar firme sobre mis alturas;

Quien adiestra mis manos para la batalla, para entesar con mis brazos el arco de bronce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *