El Señor es quien te cuida,
el Señor es tu sombra protectora.
De día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche.

Salmos 121: 5-6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.