El Primer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional conoce la segunda revisión obligatoria de la medida de coerción impuesta a los seis acusados de pertenecer a un supuesto entramado militar-religioso, desmantelado mediante la operación Coral, en mayo pasado.

La jueza Keila Pérez Santana revisa  la coerción al mayor general Adán Cáceres Silvestre, exjefe de escolta del expresidente Danilo Medina;  la pastora Rossy Guzmán Sánchez, el teniente coronel de la Policía, Rafael Núñez de Aza; el cabo de la PN e hijo de la pastora, Tanner Antonio Flete Guzmán, el sargento Alejandro José Montero Cruz  y el mayor del Ejército, Raúl Alejandro Girón Jiménez. A todos se les impuso el 10 de mayo  18 meses de prisión preventiva en la cárcel de Najayo, excepto a Girón Jiménez, que tiene  prisión domiciliaria.

La audiencia, que fue fijada para las 12 del día de hoy, empezó después de las tres de la tarde, debido a que la jueza estaba conociendo otros casos.

Los recluidos en Najayo fueron conducidos al tribunal a las 11:40 de la mañana y después fue trasladado el mayor Girón Jiménez, a las 12:03. 

Al mediodía llegaron los representantes del Ministerio Público, encabezado por el procurador anticorrupción, Wilson Camacho. Se conoce en la sala de audiencia del Primer Tribunal Colegiado, a puertas cerradas.

Previo a comenzar la audiencia, a las 2:15 de la tarde los imputados fueron llevados a comer. 

Es la segunda revisión obligatoria que conocerá el Primer Juzgado de la Instrucción. La primera fue el 27 agosto, cuando les fueron  ratificadas las medidas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.