El noreste de Brasil, víctima durante mucho tiempo de las sequías, se está convirtiendo en un desierto. ¿La causa? El cambio climático y los terratenientes más afectados por el fenómeno.

CARNAÚBA DOS DANTAS, Brasil — La tierra ha mantenido a la familia Dantas desde hace más de 150 años, con cultivos de algodón, tallos de frijol que alcanzan la altura de la cadera de un hombre adulto y, cuando llovía lo suficiente, un río que desembocaba en una cascada.

Sin embargo, hace poco, con temperaturas de casi 38 grados Celsius, el río se había secado, los cultivos no crecían y las 30 cabezas de ganado que le quedaban a la familia consumían rápidamente la última poza de agua.

“Dentro de 15 años, aquí no vivirá ni un alma”, especuló Inácio Batista Dantas, de 80 años, mientras se mecía en una hamaca deshilachada. “Les digo a mis nietos que las cosas se van a poner muy difíciles”.

El cambio climático tiene parte de la responsabilidad. Pero los residentes locales, para sobrevivir ante realidades económicas adversas, también han tomado decisiones a corto plazo —como talar árboles para la ganadería y extraer barro del subsuelo para la industria azulejera de la región— que han acarreado consecuencias a largo plazo.

La desertificación es un desastre natural que se desarrolla en cámara lenta en diversas zonas donde residen alrededor de 500 millones de personas, desde el norte de China y el norte de África hasta regiones lejanas de Rusia y el suroeste de Estados Unidos.

Por lo general, el proceso no crea dunas de arena onduladas que evocan el Sahara. Más bien lo que sucede es que las temperaturas más elevadas y una menor precipitación se combinan con la deforestación y el exceso de labranza dejando la tierra seca, sin vida y casi desprovista de nutrientes, sin posibilidad de hacer crecer cultivos o siquiera la hierba que alimenta al ganado.

Esto la ha convertido en una de las mayores amenazas para la capacidad de la civilización de alimentarse.

“Hay un enorme conjunto de pruebas que indican que la desertificación ya afecta la producción de alimentos y socava el rendimiento de las cosechas”, advirtió Alisher Mirzabaev, economista agrario de la Universidad de Bonn en Alemania, que ayudó a redactar un informe de Naciones Unidas en 2019 sobre el tema. “Además, con el cambio climático, la situación va a empeorar”.

La zona noreste de Brasil, las tierras áridas con mayor densidad poblacional del mundo, con alrededor de 53 millones de habitantes, es de las más expuestas al riesgo. La región es conocida por sus sequías y su pobreza, por lo que ha inspirado novelas sobre trabajadores de campo destituidos que son obligados a abandonar sus tierras, así como un género musical, el baião, en el que las letras acompañadas de un acordeón cuentan historias sobre lo difícil que es la vida en este lugar.

Sin embargo, la situación está empeorando. La región ya vivió la sequía más larga de su historia desde 2012 hasta 2017, y este año, otra más desecó gran parte de Brasil.

En agosto, el informe más reciente de Naciones Unidas sobre el cambio climático reveló que el noreste de Brasil enfrenta temperaturas cada vez más elevadas, una disminución marcada de aguas subterráneas, y sequías más frecuentes e intensas. Imágenes satelitales y pruebas de campo muestran que el 13 por ciento de la tierra ya perdió su fertilidad, mientras que casi todo el resto de la región está en riesgo.

El presidente Jair Bolsonaro no ha tomado ninguna medida significativa para revertir este proceso. En cambio, ha anulado las regulaciones ambientales, al tiempo que ha empoderado a los mineros y ganaderos, y dirigido un fuerte aumento de la deforestación en el país. Eso contribuye a alimentar los ciclos del clima extremo. Datos gubernamentales publicados el mes pasado develaron que la deforestación de la Amazonía está en su peor nivel desde otro momento crítico hace 15 años.

La deforestación creciente en Brasil ha alarmado a funcionarios de todo el mundo debido a que amenaza la capacidad del bosque tropical de la Amazonía de absorber el carbono de la atmósfera. No obstante, también es una de las principales causas de la desertificación, puesto que extrae la humedad del aire y le quita sombra al suelo.

En la región de Seridó, una colección de pueblos polvorientos, granjas familiares y fábricas industriales, el ejemplo más claro del propio impacto de los residentes en la tierra es el ascenso de la industria cerámica.

A principios de la década de 1980, los empresarios locales vieron una oportunidad en las sequías frecuentes. Cuando los depósitos y los ríos se evaporaban, exponían el barro rico en nutrientes que yacía en el fondo, ideal para fabricar las tejas de arcilla roja que son tan populares en gran parte del país.

Esos empresarios comenzaron a pagarles a los terratenientes por su barro, y en unos cuantos años, decenas de plantas de cerámica ya daban empleo a cientos de personas. Parelhas, con una población de 21.000 personas, construyó un arco de metal que se elevaba sobre la avenida principal del pueblo para anunciar que era la “Capital de la teja”.

Adelson Olivera da Costa fue un pionero de la industria, pues comenzó como gerente en una de las primeras fábricas de Parelhas en 1980, para luego comprarla una década más tarde. Hace poco, en su pequeña planta, unas decenas de trabajadores ponían a secar miles de tejas bajo el sol del mediodía.

“Para nosotros, la sequía es algo bueno”, dijo Da Costa en su apretada oficina. Comentó que contaba con 30 empleados y que las plantas aledañas administradas por su hijo y su hija empleaban decenas más.

Para una zona que desde hace mucho había dependido de las cosechas y el ganado, la cerámica fue un empujón económico. Pero con el tiempo, las consecuencias se hicieron evidentes. Las fábricas elaboran las tejas con una mezcla de agua con barro, y luego queman el resultado en un horno de leña. Todos esos ingredientes —agua, leña y barro— son escasos en esta región.

La fábrica de Da Costa, una de las más pequeñas del área, usa más de 9400 litros de agua a la semana, tomados de un pozo cercano. “No tenemos certeza, pero pensamos que jamás se agotará”, comentó sobre el agua.

El horno de la fábrica funciona toda la noche, de lunes a viernes. Un día entre semana, poco antes de las 5:00 a. m. , dos hombres sacaban ramas y troncos de grandes pilas y los metían en seis chimeneas que calentaban un horno del tamaño de una casa. La operación consume entre 60 y 75 metros cúbicos de madera a la semana, lo que equivale a llenar cinco volquetas grandes.

Aldrin Perez, científico del gobierno brasileño que monitorea la desertificación, explicó que un centímetro de suelo tarda 300 años en depositarse, mientras que las empresas cerámicas toman de 91 a 152 centímetros de suelo cada vez que extraen el barro. “En cuestión de segundos, destruyen metros de profundidad que se formaron a lo largo de millones de años”, sostuvo.

No obstante, en 2010, en vez de plantar, la familia observó a cuatro hombres con palas excavar y llevarse la tierra. Tardaron tres meses. Les pagaron unos 3500 dólares por el barro.

El dinero ayudó a la familia a sobrevivir durante los años de sequía que siguieron. Pero la tierra alrededor del depósito quedó casi estéril. Paulo Dantas plantó maíz, frijoles y sandías varios años después, pero los productos eran tan escasos que se los daban de comer al ganado.

“De verdad me arrepiento”, admitió Dantas sobre la venta del barro. “Sabía que no era bueno, pero los niños lo necesitaban”.

De pie en el dique del depósito, contempló la tierra árida mientras el sol se ocultaba. “No tuve otra opción”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.