Biden ha condenado una vez más los hechos ocurridos hace un año y ha recalcado que no se puede “aceptar la violencia como norma”.

Cuando se cumple un año del asalto al Capitolio de los EEUU, el presidente Joe Biden ha responsabilizado al expresidente Donald Trump de crear una “red de mentiras” sobre las elecciones de 2020 e incitar a sus seguidores para el ataque, y le ha acusado de haber colocado “un puñal en la garganta de la democracia” de EEUU.

Su ego herido le importa más que nuestra democracia y nuestra Constitución. No puede aceptar que perdió”, dijo Biden en un discurso desde el Capitolio, en el primer aniversario del ataque que dejó cinco muertos y 140 agentes heridos.

Biden ha denunciado que Trump y sus aliados han decidido que “la única forma de ganar para ellos es suprimir el voto y subvertir las elecciones”, en un contexto de crecientes reformas a nivel estatal que, en la práctica, prometen dificultar el voto de las minorías y las personas con menos recursos económicos.

“No puedes amar nuestro país solo cuando ganas. No puedes obedecer la ley solo cuando te conviene. No puedes ser patriótico cuando abrazas las mentiras y las permites”, ha agregado.

Visiblemente irritado, el presidente ha insistido en que hay “cero pruebas” de las denuncias de fraude electoral que Trump difundió tras las elecciones de 2020, y que han provocado que la mayoría de los votantes republicanos sigan todavía sin creer que Biden ganara de forma legítima los comicios.

“Él no solo es un expresidente. Es un expresidente derrotado, por un margen de más de 7 millones de sus votos, en unas elecciones completas, libres y justas”, subrayó.

En ese sentido ha prometido mantenerse alerta ante la posibilidad de que la oposición republicana pueda intentar dar la vuelta a un posible resultado que no les favorezca en los próximos ciclos electorales: las legislativas de noviembre de este año y las presidenciales de 2024.

“Defenderé esta nación. No dejaré que nadie ponga un puñal en la garganta de la democracia“, ha recalcado. 

También la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ha afirmado que el asalto de hace un año al Capitolio del país por una turba de seguidores del expresidente Donald Trump “refleja la fragilidad de la democracia”.

“El asalto violento que tuvo lugar aquí, el mero hecho de lo cerca que las elecciones pudieron ser revocadas, refleja la fragilidad de la democracia“, dijo Harris en un discurso en el Capitolio para conmemorar el primer aniversario del asalto.

Harris, que estuvo presente el 6 de enero del año pasado en la sede del Congreso de EEUU antes y después del asalto, habló minutos antes que el presidente del país, Joe Biden, en un acto conmemorativo de esos eventos en el Capitolio.

La vicepresidenta instó a no permitir que el futuro de la nación sea decidido por aquellos que quieren silenciar las voces de los estadounidenses, revocar los votos y difundir mentiras y desinformación.

En ese sentido, acusó a “una facción radical”, que, agregó, puede haber surgido recientemente, pero cuyas raíces son “profundas y antiguas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.